La vida es guay si no se pone borde

lunes, julio 04, 2005

ENTREGA X

Notaba los ojos pegados, notaba la cabeza pesada, notaba la garganta seca, notaba que estaba echo unos zorros pero lo que mas notaba eran unos bofetones espectaculares aplicados, sin piedad, sobre sus dos carrillos. Penso que aquello era un sueño y que eran las olas que le azotaban sus mejillas mientras él andaba perdido en las inmensidades del oceáno, en una patera de segunda mano.......

-Johnny, Johnny..... - oyó una voz que gritaba desde la proa de un trasatlántico.

Lentamente abrió los ojos para volverlos a cerrar inmediatamente puesto que lo que vió era mil veces peor que aquel oleaje. Se trataba de los ojos profundos de un individuo rarísimo y a su lado una señora aún mas rara pero sin tanta profundidad en la mirada...

Trato de abrir los ojos de nuevo y entonces distinguió claramente a Alejandro y a su madre que le vapuleaban. Había una tercera persona, otra mujer....Abrió mas los ojos y ya abiertos en su totalidad pudieron ver a la perfección la exquisitez, la seducción irresistible que emanaba de aquella fémina.

- ¡Coño!- exclamo - y recibió ipsofacto un sonado bofeton propinado por su señora madre-fantasma o lo que fuera.

-¿Para esto me gasté yo los cuartos para llevarte a la escuela? ¿para que uses ese lenguaje impropio de tu linaje, gilipollas?

-Déjale, Dori - susurró la nueva adquisición de esete relato- la cuestión es que lo tengo aquí. No es lunes, pero no importa....¡lo tengo aquí!

Y Johnny reconoció de inmediato la enigmática voz del otro lado del cable.......

Fdo. en ausencia de Don Termómetro. Firma Doña Estado Febril.